martes, 16 de marzo de 2010

UN CAMPAMENTO BASE MUY ESPECIAL

Empezar una vida por estas tierras no es nada fácil... pero eso ya lo sabíamos. Tras un mes(y pico) de intensa búsqueda todo se ha ido encaminando, más o menos.

Ya estamos instalados en una casa en el distrito de Mission, en San Francisco. Compartimos el piso de abajo de una casa de dos plantas con Lucas, un divertido y extrovertido Americano, originario de Kansas City. A partir de Julio comienza sus estudios de enfermería para dejar atrás 10 años como ingeniero informático y con la ilusión de darle un giro más humano a su vida.


Tras una primera semana de house-hopping nos instalamos durante casi un mes en un "sótano" que nunca olvidaremos. Ha sido la base de operaciones desde la cual el proyecto Becky-Dani y todas sus variantes a visto la luz. Desde luego que el ambiente que nos rodeaba era el más idóneo. No podríamos haber tenido mejores anfitriones.

Bob y Ollie han sido los mejores amigos de los abuelos de Becky además de sus vecinos. Definirlos es difícil, aunque una de las palabras favoritas de Bob viene a la mente: "AWESOME". El acuerdo, no escrito, era claro: "Vosotros haced lo que tengasi que hacer. Id, venid, usad internet, si teneis hambre coméis, si teneis sueño dormís... sólo teneis que limpiar lo que ensucieis y avisadnos si no venís a cenar". Bajo estas facilidades la búsqueda se ha resuelto pronta y placenteramente. Pero es que este acuerdo sobre todo nos daba la oportunidad de disfrutar de su compañía. Deliciosos desayunos con Cheerios y canelope, viendo y discutiendo las noticias y el pronóstico del tiempo, a los que Becky añadía los peinados más inverosímiles que una persona recién levantada puede tener. La antesala de la cena en la que, sentados frente a una vista impresionante, y acompañada de cerveza, vino y Old Crow, comentábamos los avances del día en nuestra búsqueda, los de Ollie en su partida de bridge o los de Bob creando alguna nueva genialidad. Sin olvidar alguna que otra batallita de la Segunda Guerra Mundial, campaña del Pacífico. Estas conversaciones tan divertidas nos llevaban hasta la mesa de la cocina para la cena y sólo se veían interrumpidas por los gritos de emoción de Ollie viendo algún partido del Cal Basketball team o por el momento en el que mezclaba el aliño para ensaladas en un simpático y arriesgado movimiento circular por encima de su cabeza.


En cuanto empieza el buen tiempo cualquier cosa es útil para que Bob haga de las suyas.

Ha sido una gran experiencia. Sobre todo ver como tras sesenta y tantos años juntos mantienen la jovialidad y se "aguantan" el uno al otro con grandes dosis de buen humor. Quizás por esto (y porque seguro que será divertido) le hemos pedido a Bob que sea él el que oficie nuestra boda el próximo 4 de Abril. :)

Albóndigas al estilo Castellano... el cocinero está detrás de la cámara...Ñam!

1 comentario:

tonimanchado dijo...

Hola mein Freund, llevaba tiempo sin pasar por aquí y el post es un poco antiguo pero me ha gustado poder leer sobre tus comienzos en tierra capitalista. Suerte con todo y a ver si voy un día y me enseñas todo aquello.
Un saludazo.